Amor a la Mexicana

México es de esos países que me hace suspirar, mientras recorría la Riviera Maya conocí a Gabriela una hermosa mexicana que recordare siempre con mucho cariño.

Ella es una trotamundos que visita muchos países, en cuestión de días me cautivo su ternura y personalidad, conocerla fue la mejor de las experiencias.

amor a la mexicana

Ella era diferente a la mayoría de mujeres que he conocido en el pasado. Es tan hermosa que no requiere de maquillaje para verse linda y es una persona tan humilde de corazón que no necesita de pretensiones para disfrutar de la vida. en realidad cosas como esas es lo que buscamos los hombres

Recuerdo largas caminatas a pleno rayo de sol con ella solo para llegar a una playa desolada, yo cargaba una caja de cervezas y ella un canasto de frutas, Todo el tiempo bromeábamos y nos reíamos mucho. Fui muy feliz durante esos días.

Camino a la playa ella recogía el plástico que encontraba en su camino, lo rompía en varios pedacitos y lo guardaba en su gigantesco bolso para luego destruirlo. fue una lastima que nuestros caminos estuvieran separados desde el principio, ambos somos viajeros del mundo, con proyectos de vida diferentes y situaciones diferentes.

Me aleje repentinamente de porqué no quise interrumpir sus planes de dar la vuelta al mundo, tal vez; fue cobardía de parte mía y debí irme con ella, pero en ese momento sentí que no podía irme a Canadá a vivir con ella. Traérmela a Colombia conmigo hubiera sido demasiado egoísta, “aunque sé que hubiera aceptado sin problema” pero hacer eso habría sido aplastar tus sueños, sus relaciones pasadas habían limitado tu vida.

Trate de visitarla mientras estaba en Alemania, pero no logré llegar, estando en Italia me quede sin dinero y tuve que devolverme a mi país.

Me llevo lo mejor de Gaby, saber qué fuimos felices durante ese viaje y que esta cumpliendo sus sueños de dar la vuelta al mundo es suficiente para mí, personas como nosotros somos almas libres, no podemos vivir de apegos, sabemos que a veces soltar es lo mejor.

El viaje te enseña que solo tienes este momento para hacer las cosas, incluso; solo tienes este momento para amar a alguien. ¡Qué importa que haya sido corto! finalmente la vida es corta.

Feliz camino siempre Gaby.

Comparte este Blog