El Arte de ser Humilde

La primera gran lección que aprendí de los viajes fue la humildad, Nací en una sociedad en donde se cree que las personas valen por lo que tienen. Al igual que mucha gente, casi toda mi vida me preocupe por acumular cosas y trabajar todo el tiempo para buscar estatus social y mucho dinero.

Viajando por diferentes países pude entender que en realidad la riqueza material debe estar acompañada de muchas otras cosas para que pueda significar algo.

Tenemos que llegar a los ríos de la historia y ahondar en ella para entender que solo a través del contacto con el mundo espiritual las personas entenderán la humildad y cómo esta conduce a un verdadero camino hacia la riqueza.

Este no es un libro para enseñarte a ser feliz en la pobreza como lo indican algunos conceptos de la humildad. Pues nada tiene que ver con eso. Es casi imposible ser feliz en la pobreza, la vida es como una mesa de cuatro patas: salud, dinero, amor y espiritualidad. Una mesa estable o una vida agradable significa que las cuatro patas son estables, analizar constantemente tu mesa te ayudara a entender donde debes enfocar tus esfuerzos.

Actualmente las sociedades han cultivado personas egocéntricas e individualistas, se han creado seres con ínfulas de superioridad, gente que es políticamente correcta y que hacen parte de un discurso alrededor de la soberbia.

En un mundo donde todo es subjetivo se ha estimulado a que el hombre sea engreído y arrogante hasta convertirse en su propio “dios” y sin hacer cuestionamientos de orden filosóficos creo que debemos entender que somos parte de una gran red conformada por geometría sacra.

Los seres humanos en su mayoría son criaturas de emoción, llenos de prejuicios motivados por el orgullo y la vanidad. Ser humilde significa entender que las personas estamos en diferentes procesos o niveles de evolución, nadie es mejor que tu ni tampoco peor, cada uno de nosotros ha estado en situaciones, experiencias y contextos diferentes. Mi historia es diferente a la tuya y esto nos hace diferentes pero sin dejar de ser iguales.

En mi análisis por diferentes países alrededor del mundo y estudiando un poco la filosofía, he llegado a concluir cuatro principios para crear un voto de humildad que nos pueden hacer más felices, ricos y libres.

1 ) Nada ni Nadie me Pertenece

Los seres humanos pensamos que tenemos algo, una casa, un coche, una familia o un empleo, nos aferramos a cosas, personas y situaciones de la vida creyendo que al atesorar más cosas seremos más felices, fue lo que nos enseño el sistema y la sociedad.

Te guste o no, todo por lo que has luchado dejara de existir en algún momento, así que mejor disfrútalo mientras puedas.

Las personas tenemos fecha para dejar de existir, casi nunca pensamos en la muerte y pasamos la vida sin pensar que todo por lo que estamos luchando hoy, quién sabe si podamos disfrutarlo mañana. La realidad es que podemos morir en este mismo instante sin ni siquiera poder llevarnos la ropa que tenemos.

La gente trabaja toda su vida para conseguir cosas que al final no sabemos si podamos disfrutar. he conocido millonarios que tienen mansiones al frente de la playa, pero están tan ocupados que no pueden disfrutarlas y he conocido gente que vive en los barrios más pobres de la ciudad y que no tienen casi nada, pero que están riendo, bailando y disfrutando de la vida constantemente.

He conocido personas que pasaron toda su vida acumulando cosas para disfrutarlas al final, para disfrutarlas después. pero cuando llego ese momento se dieron cuenta que estaban cansados, qué estaban viejos y que preferían dormir y descansar. Al final se dieron cuenta que no sirvió de nada tanto esfuerzo.
Creemos que las personas nos pertenecen, mi esposa, mi hermano, mi novio: ninguno de ellos es tuyo, ellos también tiene fecha de caducidad y por más que los ames no sabes si ellos quieran pasar su tiempo contigo o simplemente hacer otras cosas.

Todos aquellos seres que amas y que piensas que son tuyos, en realidad no lo son, todo en esta vida es prestado. Incluida todas esas personas que amas, disfrútalas mientras puedas.

2) DISFRUTO LO QUE TENGO MIENTRAS CONSIGO LO QUE QUIERO

Tener aspiraciones, alcanzar metas y lograr sueños son la esencia de la vida, pero una de las trampas del sistema es creer que seremos felices cuando tengamos más y mejores cosas, caemos en el “circulo del remplazo” en el que siempre estamos buscando algo para llenar nuestros propios vacíos.

Hoy compramos un carro pero mañana queremos otro mejor, y así pasamos toda la vida con las diferentes cosas y personas que podamos tener. Siempre vas a querer algo mejor.

Si no rompemos la creencia de que para ser más felices necesitamos esto o aquello, pasaremos toda nuestra vida remplazando cosas y personas sin encontrar una verdadera satisfacción en lo que realmente somos.
En realidad la humildad es de las principales herramientas para alcanzar la riqueza, cuando eres feliz con lo que tienes y luchas por lo que quieres te conviertes en un apasionado, y esas son las verdaderas personas exitosas. Aquellas que aman lo que hacen y logran vivir de ello.

El agradecimiento con lo que tienes y con lo que eres es una de las cosas que te hara más humilde y al mismo tiempo más rico.

Existe un principio básico en este mundo y es que cuando empiezas a disfrutar de tu vida dejas de ser una carga para los demás, conquista el mundo sin ser un problema para la gente que te rodea, ve y busca grandes cosas y lucha por lo que quieres.

Pero recuérdalo siempre, todo aquello que puedas conseguir es efímero, y tu felicidad no puede depender de cuanto logres conseguir, eso es romper el circulo del remplazo, disfruta lo que tienes mientras consigues lo que quieres.

3) EL VALOR DE LAS COSAS ES DIFERENTE A SU PRECIO

Solo aquel que no he tenido nada, será capaz de valorarlo todo. Mientras caminaba por un enorme desierto, en la inmensidad de un lugar que parece no tener fin, rodeado simplemente de arena, te das cuenta que ni con todo el dinero del mundo logras conseguir una botella de agua” de esa misma forma te das cuenta que en la vida hay cosas que no puedes comprar.

No puedes comprar un amor verdadero, no trates de hacerlo porque saldrás muy lastimado, tampoco puedes comprar el tiempo, un solo minuto para cambiar el suceso de las cosas no lo puedes comprar.

Las personas humildes sabemos que existen ciertas cosas en la vida que están muy por encima del dinero.
He visto familias que se destruyen entre ellos mientras se pelean por una herencia. He visto matrimonios por conveniencia, mujeres interesadas que se venden al mejor postor y hombres perderlo todo queriendo comprar un corazón, y todas esas cosas se ven hasta en “las mejores familias”

Sin temor a equivocarme, No existe peor negocio en la vida que anteponer el dinero por encima del amor. Por encima de ciertas cosas que valen mucho más.

Puedes estar rodeado de mucha gente pero al mismo tiempo sentirte solo. Porque es diferente una amistad sincera a un circulo de hipócritas. Es diferente un beso por amor que un beso por interés. El valor de las cosas es muy diferente a su precio.

4) NO NESECíTO APARENTAR NADA ANTE NADIE”

Vivir de apariencias es un gran error, el ego de las personas ha llegado al punto de la autodestrucción por aparentar un estilo de vida alto.

Estar mostrando a los demás tu superioridad no te permite avanzar en lo realmente importante.
Puedes conseguir muchas cosas pero siempre va existir alguien más rico que tú, a medida que vas creciendo vas conociendo a personas que tiene más y mejores cosas que tú. hazle un favor a la humanidad y deja de compararte con los demás.

Mucha gente suele pensar que las personas son mejores por lo que tienen. en la carrera de la vida te darás cuenta que unas veces vamos adelante y otras veces atrás, muchas veces superados por quienes menos esperamos. se humilde siempre y jamas opaques a los demás con tu brillo.

Cuando te liberas de aparentarle algo a alguien, empiezas a utilizar tu dinero en lo que realmente se debe utilizar, lo importante no es parecer rico sino en realidad serlo, y cuando realmente lo eres, sabes que el dinero produce más dinero. Así las cosas; prefieres dejar de gastar en ciertas cosas para invertir en aquellas que realmente valen la pena.

Ser humilde significa evolución y madurez espiritual. son personas agradables, alegres y sinceras. El humilde es la persona con la que todos quieren estar…

Comparte este Blog