Mi corta carrera en el modelaje.

Empece siendo modelo porque en las fiestas que organizaba en el pasado, empece a conocer amigos que eran modelos, y yo veía su maravillosa vida, y dentro de mi pensaba “ser modelo debe ser algo genial, son hombres muy atractivos, que ganan dinero y salen con muchas chicas, y adicionalmente uno de mis mejores amigos en esa época era “Diego” un modelo internacional de marcas de ropa que siempre asistía a las fiestas privadas que yo organizaba.

Yo admiraba mucho a Diego porque él tenia un cuerpo muy entrenado, era un super modelo que siempre se le veía con dinero y chicas hermosas, tenia un buen coche y vivía en un apartamento en un sector muy bonito de Bogotá. Diego me enseño todo para entrar en este mundo del modelaje, pero para sorpresa mía, las cosas no eran como yo creía.

En ese entonces yo pensaba que convertirme en modelo podía ser un gran negocio, y que de esa forma podría pagar mis universidad y que me traería una vida llena de dinero y  de chicas a mí alrededor, así que empece a entrenar todos los dias en el gimnasio de la  universidad. Tenia la disciplina y la fuerza que me había dejado el ejercito y me matricule en una escuela de modelos donde me enseñaron a posar para fotos y a caminar con estilo.

En esta escuela habían chicos y chicas como yo, vanidosos y con sed de reconocimiento. La gran mayoría hombres gays y muy altos. Las chicas eran realmente hermosas e inmediatamente empece a fijar mis ojos en la más linda de todas, tuvimos una pequeño romance, pero que gran decepción me lleve cuando rechazo mi corazón por ser un hombre pobre. Ella empezó una relación con otro joven, un engreído de buena familia que tenia carros de lujos.

Poco a poco empece a darme cuenta que estaba entrando en un mundo superficial y de gente interesada, así que empece a jugar el mismo juego, y mi vida se convirtió en ropa costosa, buena alimentación, entrenamiento en el gimnasio, eventos glamorosos y en general a vivir de apariencias. Me convertí en una persona materialista.

Mis primeros trabajos en el modelaje fue en eventos, literalmente me pagaban por ponerme un traje, pararme en la entrada y saludar a los invitados. muy pocas veces me invitaban a desfiles y a fotografías de marcas.

Vivir de apariencias y ser pobre es algo horrible, lo poco que ganaba lo invertía en mi estilo de vida y en mis estudios y vivía endeudado todo el tiempo, no sabia que estaba haciendo mal, me había preparado con los mejores, trabajaba todos los dias, pero no veía el dinero y las chicas.

Así que acudí a la asesoría de mi gran amigo y modelo internacional Diego, el me explico que a los hombres no les va tan bien como a las mujeres en el modelaje, y que en realidad son muy pocos los que logran el éxito en esta carrera, que es un oficio que se debe hacer mientras se es joven, pero que podía conseguir dinero extra con algunos contactos y amigos de el.

Así que nos pusimos a entrenar juntos todos los dias en el mismo gimnasio, Diego me enseño a utilizar esteroides y hormonas para desarrollar un cuerpo escultural en pocos meses “uno de los peores errores que he cometido” y los cuales me traerían problemas de salud para toda mi vida.

Después de entrenar con estos ciclos químicos, en muy poco tiempo empece a despertar la envidia y miradas de los demás, sin embargo no había logrado mi objetivo de conseguir mucho dinero y chicas, no entendía como Diego podía ganar mucho más dinero que yo, siendo yo mejor modelo que el, y poco a poco empece a darme cuenta como lo hacia.

Diego trabajaba secretamente por las noches como striper en un club privado, me dijo que yo también podía ingresar pero la verdad yo no quería desnudarme en publico, creo que mi ego no me lo permitía  y ademas no quería volver a trabajar en las noches, pues ya tenia una larga historia trabajando en fiestas y pensaba que volver a la vida nocturna seria un retroceso para mi.

Sin embargo: con Diego éramos los mejores amigos, y siempre nos ayudábamos en todo, tanto fue así que me dio una habitación de su apartamento sin cobrarme nada, para que yo pudiese vivir en un barrio decente y poder seguir con mi carrera de modelo y estudiante de Diseño Gráfico.

También me di cuenta que Diego se prostituía con otros hombres por dinero, él no era gay, no le gustaban otros hombres y yo no lograba comprender como podía hacer esas cosas.

Sin embargo; a Diego y a mí nos empezaron a reconocer en el gremio del modelaje y nos empezaron a contratar para muchos desfiles de moda que terminaban en grandes fiestas, y en esas fiestas yo era tan feliz, en esos momentos pensaba que había logrado mi objetivo de conseguir mucho dinero y chicas hermosas.

Diego y yo éramos el equipo perfecto, pues entrenábamos la mayor parte del tiempo y juntos lográbamos conseguir contratos de  fotografía, comerciales, desfiles y campañas publicitarias: pero la mayoría de estos contratos Diego los retribuirlos con favores sexuales; diseñadores de moda muy famosos, productores, e incluso clientes de mucho dinero se acostaban con Diego y hacían tríos con sus esposas a cambio de un contrato. E incluso muchos de los contratos que yo conseguí, canjeaba a mi mejor amigo, y en ese momento eso nos daba mucha risa, a Diego no le importaba nada, éramos un par de locos y  lo único que queríamos era dinero, chicas y fiesta.

No puedo decir que la pase mal, en su momento me divertí a lo grande, me sentía como una super estrella y seria hipócrita al decir que no disfrute de ese mundo.

Pero la combinación de esteroides, alcohol y otras sustancias recreativas nos trajeron consecuencias muy graves a ambos.

A Diego los esteroides le habían afectado su potencia sexual y no lograba penetrar bien a las mujeres ni a los hombres, y con este problema de Diego cada vez nos era más difícil poder conseguir un contrato. Yo también empece a notar cambios en mi cuerpo y el exceso de testosterona me había vuelto muy agresivo, quería golpear todo a mi alrededor y me irritaba con cualquier cosa, empece a sufrir de acné en el rostro y me salía más barba de lo normal, mis hormonas se descontrolaron y alteraron mis emociones y desde esa época empezaron mis problemas de ansiedad y depresión. los cuales me marcarían para toda la vida.

Sabia que todo estaba mal y que la maravillosa vida de modelo no era como yo pensaba, A Diego cada día lo veía mas aferrado a los excesos y el no quería detenerse, para el la prostitución por dinero dejo de ser un negocio y se le convirtió en un placer, creo que ya no encontraba satisfacción en las cosas normales.

Por mi parte, decidí abandonar todo, mi entrenamiento, mi carrera como modelo y mis ciclos hormonales, deje de presentarme a los casting y poco a poco mi nombre fue olvidado en el gremio.

Mi cuerpo y mi mente pasaba por una crisis y fue la primera vez que experimente lo peor de mi vida. y cuando digo lo peor, es porque literalmente no existe nada peor; un ataque de pánico. sobre la Depresión y la ansiedad hablare en otros capítulos, pues me afecto de tal manera que aun con 38 años no me siento preparado para hablar de ello.

Cuando te acostumbras a los esteroides, de alguna forma te haces adicto como un drogadicto y es algo muy difícil de superar y con consecuencias tan desastrosas, que la gente no se alcanza a imaginar,  En cuestión de meses perdí toda mi musculatura y volví a ser el mismo flaco de siempre.

También me fui del apartamento de Diego y regrese a vivir con mi mama, sabia que mi pobre amigo iba camino hacia el infierno y sentía mucha lastima por el, pero no sabia como ayudarlo, pues yo tenia que enfrentar mis propias luchas.

Nos volvimos a ver casi un año después, yo había tenido que pausar mis estudios para dedicarme a mi recuperación.

Diego contrajo VIH y cuando lo vi prácticamente era un zombi. me pidió dinero prestado y yo le di todo lo que tenia en mi cuenta bancaria, que no era mucho realmente.

Sentí un gran remordimiento de conciencia por no haberlo ayudado a superar esas cosas de la misma manera que yo las supere, pude haber hecho muchas cosas  por el amigo que siempre me apoyo y me ayudo, y yo simplemente abandone el barco. Siempre supe que Diego iba a terminar mal, pero no me imagine qué tanto y en tan poco tiempo.

Es muy común que admiremos a personas que aparentemente tienen vidas perfectas, la realidad es que detrás de las vidas perfectas generalmente existen problemas que la gente no se alcanza a imaginar.

Yo creo que las vidas perfectas tal vez solo existan en un plano espiritual, por mi parte ya no busco la vida perfecta, buscar la perfección  es amargarse, es generar sentimientos de frustración, hoy en día no me comparo con nadie, trato de  disfrutar la lucha de cada día  y creo que el secreto esta en cumplir los sueños y objetivos con la plena seguridad de que el proceso te puede hacer más feliz que el resultado.

En memoria de Diego…